Le recordarmos a todos los pasajeros portar su identificación todo el tiempo

Riguroso control sanitario

* En el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino

Riguroso control sanitario
Un estricto control epidemiológico mantienen las autoridades gubernamentales en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino (EAAI), a fin de prevenir que ingrese a Nicaragua algún pasajero contagiado con enfermedades letales como el Chinkungunya y el virus del ébola que están azotando a otras naciones del mundo. 

Un equipo médico del Ministerio de Salud opera tres cámaras térmicas, y toman la temperatura corporal a todos los pasajeros que ingresan a través de las líneas aéreas comerciales o privadas.

Detección rapidísima
Cada pasajero se detiene alrededor de 15 segundos frente a las cámaras para determinar si presenta temperatura superior a lo normal, y en caso que sea positivo es trasladado a la unidad sanitaria de la terminal aérea.
En caso necesario es remitido a una unidad médica del Ministerio de Salud, explicó la coordinadora de la clínica de control sanitario internacional, doctora Martha Fernández, quién sin embargo, informó que hasta la fecha no se ha detectado ningún caso de gravedad.
“Estamos atentos a todas las enfermedades transmisibles. Chinkungunya, ébola, y enfermedades respiratorias”, garantizó Fernández.

Vigilancia permanente
Aseguró que el equipo médico labora las veinticuatro horas del día en el Aeropuerto, para prevenir que cualquier pasajero arribe a nuestro país portando síntomas de enfermedades peligrosas.
Simultáneamente a las tres cámaras térmicas, también el equipo médico aeroportuario cuenta con una base de datos sobre el registro sanitario de cada pasajero.
La galena informó que durante el viaje a Nicaragua, cada pasajero recibe una tarjeta de salud pública que deben llenar y entregar a su arribo a las instalaciones de Migración y Extranjería.
En esa tarjeta, los pasajeros reportan si presentan tos, diarrea, decaimiento, congestión nasal, erupción cutánea, dolor de garganta, fatiga inexplicable, pérdida del apetito, dificultad para respirar, y dolor muscular generalizado.
De presentar cualquiera de esos malestares, el equipo médico procede a reportar los casos al área de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud para su seguimiento médico en su comunidad, barrio o municipio correspondiente.
La doctora Fernández aseguró que los pasajeros se han mostrado anuentes a colaborar con las autoridades de salud, pues el sistema de detección de síntomas ha tenido una buena acogida entre los usuarios.

control epidemia